Soy profe y estoy cansado, ¿y tú?

  • Rubén 

“Los profesores tenéis 3 meses de vacaciones y cobráis un sueldazo, no sé de qué os quejáis.” Lo habré oído varios cientos de veces y todas ellas habré intentado disimular mi malestar con una tímida sonrisa. A veces se me habrá notado y a veces no, pero siempre intento comportarme con educación.

La sociedad en la que vivimos tiene la falsa creencia de que la cantidad de trabajo realizado se mide en horas de presencia como si solo con estar ya fuese suficiente para merecer más que otro y así tenemos esas jornadas interminables pero nada productivas tan frecuentes en determinados sectores. Después comparamos las jornadas de 10 horas con las de 5 y vienen los problemas. Que si este trabaja poco, que si tiene trabajo fijo, que si cobra mucho…

Además, por alguna razón tendemos a pensar que el trabajo de los demás es siempre más fácil y está mejor pagado que el nuestro y tendemos a desprestigiar a los que consideramos privilegiados. Pero son privilegiados porque lo decimos nosotros,  desde nuestro incuestionable punto de vista que es el único válido por el nada desdeñable motivo de ser el nuestro, no porque lo sean en realidad. ¿Recordáis el dicho de que los peores dolores son los propios porque los otros no te duelen a ti? Más o menos lo mismo.

Cuando llevas a tus hijos al pediatra a una revisión, básicamente los pesan y los miden y piensas “Eso bien podría haberlo hecho yo en mi casa” pero el día que se ponen enfermos, te das cuenta de que ese señor con bata blanca vale su peso en oro por el simple hecho de que sabe qué hay que hacer cuando es necesario saberlo. Sin embargo, cuando llevas a tus hijos a la escuela no sientes que la persona con quién se quedan tenga ningún valor especial, lo que va a enseñarles a tus hijos, tú ya lo sabes. Es sencillo, ¿no?

La verdad es que hay una creencia bastante generalizada entre nuestros responsables de la clase política de que nuestro trabajo, el docente,  puede hacerlo cualquiera y, bajo esta premisa, es muy complicado convencer a la sociedad de la trascendencia del mismo.

La administración es la primera que apoya este razonamiento obligando a los docentes a impartir materias de las que no son especialistas y es que “a un chaval de 12 años le puede explicar lengua hasta una cabra” y así nos va. Luego se les llena la boca hablando de calidad y tal… Mientras, en la vida real, el profe de filosofía imparte historia, lengua castellana, latín y música, vigila el patio, presta libros en la biblioteca y atiende el comedor escolar.

Además, hay que entender que a edades tempranas, la enseñanza es mucho más complicada que en la edad adulta. Dar una charla sobre programación orientada a objetos a alumnos universitarios supone bastante menos esfuerzo que enseñar a sumar a chavales de primaria. Lo primero sólo requiere de conocimientos, lo segundo precisa de un don que no todos tienen.

Imaginaos por un momento un aula de 25 críos de 6 años, 5 horas seguidas cada día intentando que aprendan a leer, a estarse quietos en la silla, a pedir permiso para ir al baño… La mayoría de nosotros saltaríamos por la ventana en nuestro primer día de trabajo y eso con 30 años, si lo tuviésemos que aguantar con más de 60 no os digo nada.

El trabajo docente requiere del 100% de atención, es un trabajo intenso, no se puede bajar la guardia. Nada tiene que ver el trabajo en el aula con otro que puedas desempeñar mientras charlas con tu compañero. Por no hablar de la responsabilidad de formar académica y moralmente a las personas que sostendrán al país en pocos años.

Y no basta sólo con esbozar una sonrisa cuando nos imaginamos saltando por la ventana mientras dejamos atrás a una jauría de niños gritones. Sé que la mayoría os dais cuenta de que lo que digo es cierto, que a nivel mental el trabajo en el aula es agotador y que requiere de periodos de descanso amplios para garantizar una vida laboral medianamente larga. Sin embargo, cuando salen a relucir las nóminas y los periodos vacacionales se os olvida.

Que los salarios de la clase trabajadora de este país sean una mierda (sí, con todas las letras) no es culpa de los docentes, es más, yo digo que también el salario de los docentes es una mierda. 25 años estudiando para conseguir un trabajo a una hora de coche de tu casa que cambia de localidad cada año y que no consigue estabilizarse hasta pasados los 40 no me parece tan idílico.

El salario de un maestro gallego recién titulado ronda los 1500 euros netos al mes, en secundaria puede subir hasta unos de 1650. Doce nóminas, las pagas extra ya casi no existen desde que empezó la crisis. Ahora haced cuentas, y os saldrán poco más de 10 euros por hora de clase (que no de trabajo) y al mismo tiempo pensad en cuánto os cobra el técnico que arregla la caldera, el dentista por un empaste o lo que cuestan una noche de hotel o una cena para dos en un restaurante.

Claro que las clases las puede impartir cualquiera y un buen solomillo sólo saben prepararlo unos pocos. ¡Qué aproveche!

Aclaraciones a posteriori

Cuando publiqué esto, no sabía que tendría tanta trascendencia. Parece que a la gente le importan más mis vacaciones que mi trabajo y eso es algo que habría que meditar con calma. He decidido dejar de responder a los comentarios que hacéis porque pienso que empiezan a ser repetitivos y tampoco quiero darle vueltas  a lo mismo eternamente. Sólo algunas puntualizaciones:

Debo pedir disculpas a los docentes universitarios por mi nada acertada comparación. Sólo pretendía hacer ver que la dificultad de los contenidos a impartir no determina la dificultad sobre cómo hacerlo pero puede parecer y de hecho parece que no valoro en absoluto vuestra tarea, nada más lejos de la realidad.

Aclarar también que no soy maestro, ya dije más arriba que no podría. Trabajo como profe de matemáticas (o lo que surja, por desgracia) en secundaria y bachillerato. Soy licenciado en matemáticas, no he estudiado magisterio ni turismo ni medicina, no puedo saber cuánto de difíciles son esos estudios ni cuanto trabaja un médico o un albañil. Sí he trabajado en la empresa privada, he tenido trabajos con jornada de 8 horas y he trabajado de noche. A la mina no he bajado nunca aunque a alguno le gustaría.

No me gusta opinar sobre lo que no sé y nunca solicitaría que a otros trabajadores se les complicase su situación laboral por el hecho de no poder mejorar la mía. Respeto y admiro a todos lo profesionales porque creo que saben mucho más de lo suyo que yo. Reivindico mi derecho a quejarme de lo que me plazca y a estar cansado después de una jornada de trabajo, nada más, intentando hacer entender lo que supone entrar en un aula cada día.

A los que habéis enviado comentarios con insultos y descalificaciones, decir sólo que no los voy a publicar por respeto a vosotros mismos, porque quedaríais demasiado mal retratados. Seguramente peor de lo que os merecéis.

Los demás comentarios los seguiré aprobando siempre que estén redactados con un mínimo de respeto.

Un saludo y gracias por leerme.

198 comentarios en «Soy profe y estoy cansado, ¿y tú?»

  1. Los profesores no tienen dos meses de vacaciones. Cuando los niños acaban el curso los profesores nos quedamos en el colegio trabajando y cuando vuelven de vacaciones, nosotros ya hace rato que estamos.
    En el contrato de cualquier profesor lo pone bien clarito: un mes de vacaciones. El mes de julio es de trabajo y como no tenemos alumnos lo dedicamos a hacer horas de formación a las que la administración nos obliga si queremos cobrar la nómina completa. Por otro lado, como tengas un poco de responsabilidad en el colegio, puede que ni el mes de agosto lo disfrutes entero.
    Personalmente me gustaría poder elegir mi mes de vacaciones como se hace en otras profesiones, así podría hacer algún viaje en temporada baja o simplemente disponer de ellas cuando quisiera. Pero no, tiene que ser en agosto.
    Si queréis encontrar buenas vacaciones y además acompañadas de buenos sueldos, mirad hacia los políticos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.