Domotizando mi casa 1: Nociones básicas de electricidad

  • Rubén 

Hola!

Hace tiempo que quería documentar el proceso que ha supuesto domotizar mi casa pero, entre unas cosas y otras no había conseguido sacar tiempo para ello. Intentaré ir añadiendo pequeñas entradas como esta con las distintas fases del proceso, primero para mí mismo y después por si alguien pudiese sacarle partido.

Debo decir que mis conocimientos en muchas de estas cosas antes de empezar eran casi nulos y que, si yo he podido, cualquiera puede hacerlo. Bien, vamos a ello.

En esta primera entrada quisiera hacer hincapié en algunas nociones básicas sobre electricidad. No es necesario ser un experto, pero sí entender un poco cómo funciona la instalación eléctrica de nuestra vivienda y distinguir entre un interruptor, un conmutador y un cruzamiento. Hay un montón de manuales por la red que seguro que están mejor que esto pero, yo no soy ningún especialista e intentaré explicarlo para gente que, como yo, no quieren profundizar demasiado en el tema.

En primer lugar, decir que en un circuito eléctrico doméstico estándar, en España tenemos tres cables:

  • Fase: Este es el cable por que circula la corriente a 220V, importante no tocarlo sin haber cortado la luz. Generalmente es de color gris, negro, marrón, o incluso rojo. Luego entenderéis el porqué de tantos colores.
  • Neutro: Este cable no tiene tensión cuando el circuito está abierto y sirve para cerrarlo y que fluya la corriente eléctrica, haciendo funcionar cualquier aparato eléctrico. Aunque, en principio, no tiene corriente con la luz apagada, mejor no lo toques sin cortar la luz. Este cable siempre es azul.
  • Tierra: Es un cable de seguridad por el que se desvían los excesos de tensión. Generalmente no tiene corriente pero, igual que el anterior, nunca se sabe así que, mejor tener cuidado. Normalmente no tendremos que tocarlo pero está bien saber que existe. Este cable es amarillo y verde, siempre y no lo veréis en todos los circuitos de vuestra instalación.
Código de colores

Resumiendo, no tocar el cableado eléctrico de nuestra vivienda sin cortar antes la luz, cable neutro siempre azul, cable tierra siempre amarillo y verde, cable fase de cualquier otro color.

Después, también tenemos distintos grosores de cable, según la potencia que puedan soportar. Lo habitual es tener cable de 1.5mm2 para la iluminación, que a 220V nos permitirán hasta 2500W y cable de 2.5mm2 para los enchufes que podrían soportar hasta los 3500W. Esto, siempre de forma aproximada ya que dependería de más factores.

Vale, ahora vamos a pensar en cómo funcionan las luces en una habitación de nuestra casa. A veces, en una misma estancia disponemos de un solo interruptor para las luces y, otras veces tenemos más de una llave para pulsar. Pues bien:

Cuando tenemos sólo un interruptor, estamos ante el caso más simple. De la toma central de la vivienda, en la caja de derivaciones se separa el neutro de la fase, el neutro se va directo a la primera lámpara de nuestro habitáculo mientras que la fase, baja hasta el interruptor de la pared. Algo así.

Desde el interruptor, sale otro cable de fase (generalmente de otro color) que va desde éste hasta la bombilla. De esta manera, cuando el interruptor cierra el circuito, circula corriente y la bombilla se enciende y, si lo pulsamos y el circuito está abierto, la bombilla se apaga.

Apagado
Encendido

Por esta razón, los cables de fase son de distintos colores. Suele reservarse un color para la fase que viene de la toma central de la vivienda y otros colores para las distintas conexiones que se hacen desde los interruptores.

Estarás pensando que en una habitación puede haber más de una bombilla y es así, pero cuando hay más de una, estas se conectan en paralelo de forma que hay una especie de carril central por el que viaja la electricidad y de éste, salen otros carriles secundarios que alimentan a cada lámpara. En todo caso, siempre hay una bombilla (o lámpara) que es la primera en el circuito.

Ahora nos fijamos en el segundo caso. Es habitual que, en los dormitorios haya por lo menos dos botones dónde encender/apagar la luz. Ahí, un interruptor como los anteriores no tiene sentido porque lo que nosotros queremos es poder alternar el estado de las lámparas pulsando en cualquiera de ellos y, si pensamos en cómo funciona el sistema anterior, si colocamos dos interruptores como los de antes, necesitaríamos cerrar ambos para que las luces se encendiesen. Aquí entra en juego un nuevo tipo de llave: el conmutador.

Los conmutadores son llaves que se conectan entre sí con otro par de cables, de forma que derivan la corriente de una vía a otra paralela.

Circuito con dos conmutadores (Apagado)

Observa los cables rojos que conectan un conmutador con el otro y hacen que el circuito pueda cerrarse o abrirse al pulsar cualquiera de los dos botones. Será fácil distinguir los conmutadores porque de ellos saldrán un par de cables adicionales que conectarán con el segundo conmutador de la misma estancia. Cuando en una misma habitación tenemos dos llaves para el mismo circuito, estas serán siempre conmutadores.

De los dos conmutadores, el primero de ellos recibirá la fase de la toma central y el otro, estará conectado a las lámparas de nuestra estancia. Una vez identificado el color de la fase central de nuestra vivienda, es sencillo distinguir cuál de los dos conmutadores es el primero y cuál es el que va a lámpara.

Pero… A veces tenemos más de dos llaves para el mismo juego de luces. Esto ocurre con frecuencia en pasillos o estancias grandes y, en este caso, tampoco nos servirá un circuito basado solo en conmutadores ya que estos solo crean una vía paralela de circulación de corriente. Es el momento de presentar a nuestro amigo el cruzamiento.

Los cruzamientos se sitúan en medio de los conmutadores para instalar llaves adicionales. Esto es, cuando en un habitáculo tenemos más de dos llaves, la primera (a la que llega la fase central) y la última (la que lleva corriente a la primera lámpara) son conmutadores y todas las demás serán cruzamientos

Circuito abierto – Luz apagada
Circuito cerrado – Luz encendida
Circuito cerrado – Luz encendida
Circuito cerrado – Luz encendida

Observa en las imágenes anteriores como cualquier pulsación en cualquiera de las llaves, alteraría el estado de la bombilla.

Bueno, pues ya está. Estas son las llaves de la luz que podrás encontrar en tu vivienda, que sirven para apagar/encender las luces de una estancia. En otra ocasión veremos también para que sirven los pulsadores o como funcionan las persianas eléctricas pero, para empezar, es suficiente.

En el caso de los enchufes, como en ellos siempre hay corriente, no hay interruptor de por medio y tras cualquier enchufe podrás encontrar cable neutro, fase directa de la toma central y tierra (en caso de que tu instalación cuente con ella).

Decir también que es frecuente que en nuestros hogares haya más de un circuito de luces y/o enchufes. Por eso en nuestro cuadro encontramos varios diferenciales que cortan la corriente a zonas diferentes. Esto es importante tenerlo en cuenta para no mezclar cableado de dos circuitos diferentes. Pero,, en las cajas de derivación de cada habitación, lo más normal es que haya, como mucho, un circuito para los enchufes y otro para las luces que son fácilmente distinguibles por el grosor del cable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.