Palabras

Sin Título

Hace tiempo leí un artículo en el que se explicaba que las gotas de lluvia al golpear contra el suelo producen pequeñas burbujas que elevan minúsculas partículas compuestas por minerales, vegetales e incluso bacterias y virus. Esas burbujas liberadas al aire serían las responsables de ese olor tan característico de las tardes de tormenta. Petricor se llama, no suena muy bien. Se supone que procede del griego: Petros (piedra) e Ikhôr (sangre de los dioses) y visto así, hasta parece que gana caché aunque siga sonando mal.Leer más »Sin Título